.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Blog

Adriana Cruz Juárez

Adriana Cruz Juárez

Las actividades de todos involucran sencillos pensamientos, la lógica humana se apodera de un sinfín de acciones a realizar durante el día, pero resolver cuál es la que irá primero, cuál quedaría hasta el final y aquellas que sin urgir podemos reservar para un momento de holgura en las 12 horas habituales que están presentes en nuestras agendas mientras deliberadamente actuamos.


La administración sin tenerla presente conscientemente la accionamos, reservamos criterios para que primero se desarrollen labores prioritarias o simplemente que “deban”, que “estén”, que “se sepan”, que en la simple rutina personal “tengan que”.

Así de clara la capacidad individual de hacer actividades funciona, la voluntad humana siempre percibe viabilidades en llegar a un cumplimiento de lo que en algún momento se idealizó.

Hay ocasiones que es sencillo y otras que presentan grados de complejidad y la audacia, la tenacidad, hacen probable que sucedan como se incluyeron en nuestros pensamientos y otras que cambien mucho por las circunstancias de tiempo, y forma… la flexibilidad debe de prevalecer para que al final se obtenga el hecho. La cualidad de interactuar con otros, porque no somos seres aislados se incluye también y esa combinación de personalidades enriquece las probabilidades de que surjan mejores tangibles o intangibles de desarrollo, el fin importa igual que el medio.

Detenerse para revisar como sucedió el hecho, el tiempo que se tomó, quiénes se incluyeron en inicio y quiénes se sumaron o restaron en la conclusión del mismo, también es parte de la conciencia humana; por la noche hacemos un balance de todo lo que ha sucedido en esas 12 horas aproximadas que una persona contiene su ser de acciones, corregimos, renunciamos, apoyamos, seguimos, cumplimos…

Todo es parte de que la vida, es un proyecto que requiere del proceso administrativo… y que las fases que se sumergen en el texto y en el día a día son:

Planeación

Organización

Dirección

Control

Tantas listas de tangibles e intangibles que pueden surgir al momento de iniciar un proyecto cotidiano, simplifican los recursos que se emplearán en algún momento del proceso. Todos ellos, esenciales para que se cumpla la tarea final. Aquí una de tantas listas que sólo el identificador es la esencia del emprendedor, del autor, del iniciador…


Quiénes deben de ser considerados; las cualidades, virtudes, fortalezas que aporten a la misma solidez, convicción y asuman cualquier reto mientras se vaya ascendiendo para dar forma a lo que se planteó como bien final; son reconocidos como Recursos Humanos, que simplemente sin talento, sin alma no podrá surgir un hecho.

La inversión inicial que se aportará para obtener a la conclusión una retribución y se capitalicen los esfuerzos para entregar bienestar a quienes se sumaron a todo el proyecto… se llaman Recursos Financieros, la capacidad económica y monetaria que incluirá un plan de inyección al proyecto.

Los inmuebles y accesorios que se requieren para fortalecer el cumplimiento, así como dar seguridad a los que colaboran de que hay los medios adecuados para completar las tareas, a los que invierten sea una actividad congruente a los planteamientos, a la imagen y al fin; y a quienes se entregará el producto o servicio final son trascendentales para la entrega de una condición ética y de valor al mercado que está suscrita, a la sociedad y a la autoridad que depende; son los recursos materiales, los que se palpan y son visibles para internos, externos, propios y extraños.

La tecnología se incluye como un aliado a la lista de los imprescindibles y es tan obvia que por simple que sea el emprendimiento facilita los procesos para dar facilidad de ejecución al proyecto, y con la palabra tan concluyente, ésta conforma el recurso tecnológico.

Así que estos indispensables se concretan en la administración como lo que se conoce formalmente como recursos empresariales y que científicamente se han promovido en un mundo alineado a condiciones mercantiles y que empíricamente los consideramos en nuestra actividad cotidiana, por lo que individualmente y con los tres y ésta última colaboración se denota que sé es un empresario/ emprendedor en potencia toda persona con visión a colaborar a un bienestar social.

Administrar es una cualidad que la humanidad cuenta per se. Reunir, cuantificar, mantener y usar los bienes que se tienen para vivir es una actividad nata, y se hace sofisticada cada vez que con la misma voluntad se busca optimizar para asegurar la estabilidad de los mismos.

Esta actividad, la administración; es una comunión de esfuerzos lógicos y calificables que suceden de personas con una visión de colaboración para cumplir un propósito para que el bien común sea cuantificable.

Se definen en una carta expresa, muestran flexibilidad en cada estadio porque una base de la administración es la sana actualización, siguiendo la naturaleza de la evolución.

El desarrollo de cada actividad administrativa que se realice en beneficio de la comunidad mantiene certidumbre, unidad, apego, agradecimiento y cumplimiento de cimientos que se logran formular conscientemente, y que involucran criterios de tiempo, energía y entorno exterior que se comunican con medios que dan oportunidad de decidir vías de acción.

La administración además de justificar su empirismo, como un hecho cotidiano que es, por lo simple, inerte en la acción humana, se fortalece con un enfoque científico y que toman las comunidades centradas en actividades productivas, formales y que requieren de legislación y aporte a la autoridad, situaciones sensibles para que exista un desarrollo económico.

Cada función que dichas comunidades regidas por un eje protocolario realizan, invitan a gestionar lo que sucede dentro de ellas, a lo que la administración se convierte en un alma intangible, imprescindible para la acción de un todo. Es una entidad discreta en su presencia, pero indiscreta en su ausencia.

La administración es un elemento integrador que da vida a cada ciclo en cada momento cada vez que hay transformación individual, social, y empresarial.

Por lo que un aporte de administrar, es que está en todas partes, y en todo momento.